AIDS 2018: Más allá de la indetectabilidad

La transformación de la infección por el VIH en una enfermedad crónica es uno de los éxitos más destacados de la medicina actual. No obstante, con la prolongación de la esperanza de vida, las personas que viven con el VIH (PVVIH) ahora tienen una mayor probabilidad de padecer enfermedades propias del envejecimiento que afectan a la población general. Las enfermedades cardiovasculares y neurocognitivas, la osteoporosis, las hepatopatías, las nefropatías y algunos tipos de cáncer son más frecuentes, con una aparición más temprana, en las personas que viven con el VIH que en las que no. 1, 2

Michael Meulbroek, fundador y presidente de BCN Checkpoint, España, dice que el tratamiento de las PVVIH tiene que evolucionar para tener en cuenta sus necesidades cambiantes. En la era moderna de los tratamientos sumamente eficaces, algunos expertos han sugerido que el tratamiento de la infección por el VIH merece un reenfoque de su abordaje que contemple una carga viral indetectable como una «norma» y el punto de partida de un proceso asistencial de por vida. Esta reevaluación es necesaria, ya que la identificación temprana de comorbilidades asociadas ofrece a las PVVIH una posible mejora de su calidad de vida conforme van envejeciendo.3

«El tratamiento del que disponemos actualmente es muy eficaz para lograr la supresión virológica», afirmó Meulbroek en una entrevista que concedió en el congreso AIDS 2018. «Las PVVIH hoy se encuentran con nuevos problemas; problemas relacionados con el corazón, el hígado y los riñones, pero también referentes a su salud mental», dijo.

Con una prevalencia considerablemente más alta de problemas mentales, en especial la depresión, notificados en las PVVIH que en la población general y unos resultados significativamente peores en relación con la depresión,4 tenemos que aprender más sobre quién está en riesgo, de modo que se les pueda diagnosticar tempranamente y tratar de forma eficaz, explicó Meulbroek.

Las guías vigentes de la EACS proponen un abordaje de detección sistemática mediante cuestionarios para la depresión cada 1 o 2 años a las PVVIH que presenten uno o más de los siguientes factores de riesgo:5

  • Antecedentes positivos de depresión en la familia.
    Episodios depresivos en los antecedentes personales.
  • Edad avanzada.
  • Adolescencia.
  •  Personas que presenten antecedentes de drogadicción o de comorbilidades asociadas psiquiátricas, neurológicas o somáticas graves.
  • Uso de efavirenz y otros neurótropos, incluidos los estupefacientes.

Si desea más información, consulte las Guías de la EACS.

Si desea más información sobre el tratamiento de comorbilidades asociadas en las PVVIH, pulse aquí.

Vea la entrevista a Michael Meulbroek en el AIDS 2018